Levante UD, la necesidad de brillar sin la estrella

Estadio Ciudad de Valencia

Hay diversas formas de admirar a un club: por su historia, su palmarés, su afición, su juego, sus jugadores… Pero el Levante UD es admirable por otro motivo. Probablemente por uno de los más valiosos y menos comunes: su inteligencia. En el fútbol modesto se ha convertido en el modelo a seguir tras atravesar una gravísima crisis económica y deportiva que comenzó en el año 2008. Una deuda que no dejaba de crecer, una directiva incompetente, un equipo que estaba más centrado en cobrar las nóminas que en jugar sus partidos y una afición que pagaba por todo. La receta del desastre, en otras palabras.

Pero en 2010, tras conseguir el ascenso a Primera Divisón, nació el Levante que conocemos hoy. El secreto no es tan secreto como puede parecer, simplemente tienen unos ojeadores de primera categoría para traer talento barato y convertirlo en oro o plata, en el peor de los casos. Véase Keylor Navas, oro puro, o Arouna Koné, cedido por el Sevilla. Otras de las claves está en la contratación de veteranos, curtidos en mil batallas, que pueden jugar a un alto nivel durante 2 o 3 años y a bajo coste –casos de Barkero, Ballesteros, Juanfran o Munúa-. La apuesta ha funcionado, pues, desde su último ascenso, en la temporada 2009-2010, el Levante ha terminado en las siguientes posiciones:  14º (45 pts), 6º (55 pts), 11º (46 pts) y 10º (48 pts). En la temporada 2014-2015 no han cambiado su hoja de ruta.

El Levante ha vuelto a confiar en los veteranos: por tercer año consecutivo presenta la plantilla más veterana de toda la Liga y desde su último ascenso tiene una de las tres plantillas más veteranas de toda la Liga. El otro pilar será su defensa colectiva, pues en las últimas cuatro temporadas solo en la temporada 2012-2013, cuando hubo sospechas de compra de partidos en los que el Levante se habría dejado ganar, no tuvo una de las ocho mejores defensas de toda la Liga. Las altas del Levante son muy interesantes y van a dar más opciones al nuevo entrenador, Jose Luis Mendilibar, perro viejo que también sabe una cosa o dos de defensa.

Porteros

Se ha ido sin duda el hombre más importante, el portero Keylor Navas, que ha dejado diez millones de euros en las arcas del Levante. Para ocupar su lugar, se ha procedido a la contratación del ex portero madridista, Jesús Fernández, por dos temporadas. El Mundial de Brasil nos ha demostrado de nuevo que tener a un portero de élite vale su peso en oro para lograr los objetivos propuestos. Sin duda, la defensa colectiva tiene que ayudar a los nuevos inquilinos bajo los postes, pues el Levante fue el equipo que más disparos en contra permitió por partido la temporada pasada, según las estadísticas.

 

Defensas

Ninguna novedad en cuanto a altas en la defensa y las bajas ni se notarán. Se apostará por los mismos hombres que hubo el año pasado. La veteranía y experiencia de Juanfran, David Navarro, Loukas Vyntra y Pedro López será más necesaria que nunca tras el cambio de guardameta. Asumimos que los suplentes dispondrán de minutos, ya que la temporada pasada el Levante fue el tercer equipo más amonestado de toda la liga y los hombres de esta linea son los primeros en percibir este tipo de sanciones.

 

Centrocampistas

Quizás la baja más importante sea la de Pedro Ríos, que tan solo jugó 728 minutos en toda la liga, anotando un gol. El gran conjunto del centro del campo titular se mantiene prácticamente intacto. Una novedad que va a ser interesante será la de Jaime Gavilán por el flanco izquierdo. Cuajó buenas temporadas en el Getafe y, cuando tiene un buen día, es capaz de volver loco por sí solo a la defensa rival. Simao está llamado a ser el ancla del equipo en el centro del campo. Ivanschitz, de nuevo, estará obligado a canalizar el juego del Levante. Gavilán puede verse obligado a ayudar mucho en este aspecto.

 

Delanteros

La línea más necesitada del equipo. El Levante siempre tuvo buen ojo y buena suerte a la hora de fichar delanteros (así fueron los casos de Koné o de Caicedo) y esperan repetir con Rafael Martins. La escasa efectividad del año pasado les obliga a mejorar en este aspecto. La temporada pasada fue el equipo que menos tiros a puerta promedió por partido promedió. Sea Martins, Barral o Casadesús, esta temporada necesitarán anotar más goles que nunca, o el equipo podrá verse en serios problemas.

 

El objetivo del Levante vuelve a ser mantenerse en Primera División para seguir saneando su deuda. No debe ser otro. Cualquier logro que lo supere, como clasificarse para Europa o llegar lejos en la Copa del Rey, es un victoria que será bien recibida, pero en ningún caso se perseguirá. Dado que el núcleo del equipo sigue intacto, en el ataque se ha aumentado la calidad y que Mendilibar es un entrenador muy respetado, se puede decir que el Levante cumplirá su objetivo: se mantendrá otro año más en Primera División, será uno de los rivales más incómodos de la competición y lo veremos de nuevo entre los más grandes el próximo año. De nuevo el Levante será fiel a su filosofía de matar o ser matado.

UD Almería, distinto equipo, mismo objetivo

Estadio Juegos Mediterraneos

En la guerra más fea, desesperada, descorazonadora y oportunista, vulgarmente conocida como “evitar el descenso a Segunda División”, el Almería fue el último superviviente en las condiciones más adveras. Logró la salvación empatando 0-0 frente al Athletic de Bilbao en la última jornada, en la ciudad mediterránea, logrando situarse justo un punto por encima del descendido Osasuna.

El Almería estaba claro que iba a la guerra muy justo de armas y munición, pero cumplió el objetivo: tener a al menos tres equipos por debajo en la clasificación cuando sonase el pitido final de la jornada definitiva. Lo consiguió siendo un equipo de la clase media ofensivamente (43 goles a favor en toda la competición) y a pesar de flojear en la parte defensiva (71 goles en contra). Solo el Rayo (80) y el Betis (78) encajaron más goles que el equipo de Francisco, que aprobó su prueba de fuego en Primera División.

La plantilla va a ser muy distinta a la de la temporada pasada, ya que hombres importantes no estarán y su contribución se echará en falta. Estos son los casos de Esteban, que hizo las maletas hacia las porterías de Oviedo. El joven y talentoso Suso vuelve al Liverpool tras cumplir su cesión en el centro del campo rojiblanco. Aleix Vidal y Rodri no marcarán más goles para el Almería. Rafita y Tosiglieri defenderán en otro lado. Pero por suerte, el Almería es un club administrado por una directiva que tiene los pies en el suelo y que se maneja dentro de la realidad de sus posibilidades para lograr su objetivo: seguir la temporada 2015-2016 en Primera División. No han tardado en mover fichas. Las altas del equipo indican que en la mayoría de los puestos se ha aumentado el nivel de calidad.

Porteros

Llegó Rubén, de 30 años, desde el Rayo Vallecano. El portero más goleado de la temporada pasada tendrá en sus guantes muchos puntos decisivos para el futuro del equipo. Difícil tarea aportar seguridad a una zaga de las más goleadas la pasada campaña.

 

Defensas

La defensa es la línea más necesitada de mejoras y Francisco lo sabe. A los ya presentes Ángel Trujillo y Fran Vélez, ambos canteranos, se unen Ximo NavarroMíchel Macedo (tras dos años de cesión en Brasil) en el lateral derecho.  Mauro dos Santos, nuevo en el equipo,  tiene la misión de ser el káiser del centro de la defensa. Mané, esta vez con una pretemporada libre de lesiones, y Dubarbier, se pelearán el puesto por el flanco izquierdo.

 

Centrocampistas

En el medio, el curso pasado fue Verza el intocable en el centro del campo almeriense (34 partidos como titular en liga lo avalan, y sus 8 goles y 3 asistencias atestiguan su valor), pero ahora tendrá a un competidor muy interesante, el joven Thomas, cedido por el Atlético de Madrid y que cuajó una gran temporada individual en el Mallorca la temporada pasada (35 partidos jugados de titular, 2 de suplente, y 5 goles anotados). Soriano y Corona  no fueron del todo regulares en las alineaciones la temporada pasada, pese a sus contribuciones. Azeez todavía está dando sus primeros pasos en Primera división, pero los pocos que ha dado ha demostrado que tiene mucho potencial.

Dos jugadores que hay que seguir son los extremos Jonathan Zongo y Wellington Silva. El burkinés es un jugador que tiene la confianza del entrenador y aporta cosas interesantes al ataque, sobre todo sus disparos lejanos. El brasileño, cedido por el Arsenal, llega tras haber hecho una discreta temporada en el Murcia y ya ha dejado claro que esta temporada viene con la mentalidad de demostrar su valía como jugador. La incorporación del explosivo e indomable Thievy dará lo que Francisco quiere de sus extremos: velocidad y atrevimiento. Si su actitud es la correcta, puede sumar puntos vitales al equipo.

 

Delanteros

La delantera se ha revolucionado totalmente. Vidal y Rodri no están. Óscar Díaz tampoco, por lo que la afición almeriense tendrá que familiarizarse con las nuevas caras. El delantero israelí Tomer Hemed, tras finalizar su contrato con el Mallorca, y Teerasil Dangda, estrella tailandesa cedido por una temporada, tienen la misión de llenar el vacío que dejan los hombres mencionados anteriormente. Ambos pueden jugar juntos, puesto que Dangda es más segundo punta y Hemed un ‘9’ más puro. En cualquier caso, el joven Quique, novedad de la plantilla también, estará preparado para aprovechar su oportunidad cuando la situación lo requiera.

 

En definitiva, el Almería de esta temporada parece haber aumentado su nivel en defensa y centro del campo. La delantera será una incógnita ya que tan solo Hemed tiene experiencia en Primera División y no es que fuese un killer precisamente (18 goles en dos temporadas con el Mallorca en Primera). Pero Francisco tiene claro que quiere un equipo veloz, ofensivo y sin miedo, no olvidando que será la defensa la que dictará su destino al final de temporada. Por tanto, el objetivo de volver a tener a tres equipos por debajo de ellos en la clasificación a final de liga se repite.

Villarreal FC, consolidarse en España y Europa

Estadio El Madrigal

Para esta temporada el Villarreal ha recuperado, por méritos propios, el derecho a ser considerado como uno de los equipos a tener en cuenta de cara a la zona noble de la tabla en España, después del dramático descenso a segunda división en la temporada 2011/2012. Una vez conseguido el sueño de volver a Europa, con un equipo generoso, trabajado y con un fútbol muy vistoso, su objetivo para esta temporada es el de mantenerse en el nivel mostrado el curso anterior y consolidarse como un club asiduo en las competiciones continentales. Como meta secundaria, pero que también tiene su miga, sacarse la espinita de la final europea que les fue negada en 2005 (por el Valencia, de Europa League), 2006 (por el Arsenal, de Chamions League) y 2011 (por el Oporto, de Europa League). La clave será mantener las buenas sensaciones de la temporada pasada en la Liga y a partir de ahí trabajar para soñar con todo lo demás.

Para ello una de las premisas ha sido mantener también el bloque, consiguiendo que ninguno de sus pilares haya abandonado el club durante el verano. Además, las incorporaciones de futbolistas jóvenes son una clara apuesta por el futuro, a lo que habría que añadir la importancia que tiene la cantera para el cuerpo técnico, teniendo a un total de nueve canteranos en el primer equipo. Para todo esto, mantiene en liza a Marcelino García Toral, técnico muy del estilo del club, ya que ha sabido aunar el buen fútbol con unos resultados bastante buenos y que además cuenta con el apoyo imprescindible de los jugadores, de la directiva y de la grada.

El Villarreal contará en principio con una plantilla bastante amplia, cubriendo prácticamente el cupo de dos jugadores por puesto, a falta de que se cierre el mercado de fichajes. A pesar de que el número de integrantes en la plantilla ha aumentado con respecto a la pasada temporada, es probable que el equipo necesite alguna incorporación más, ya que la exigencia física esta temporada se verá aumentada por su participación en una tercera competencia (Europa League), mientras el año pasado sólo disputó Liga y Copa del Rey.

Con respecto a lo que nos encontraremos sobre el césped, el Villarreal seguramente forme con un 4-4-2 con doble pivote, en el que actuará inamoviblemente Bruno, quizás acompañado de Pina, Trigueros o incluso de Jonathan.

Porteros

Para la demarcación de portero, el club castellonense cuenta con tres guardametas. El que parece partir con más ventaja sobre los otros dos es Sergio Asenjo, que a pesar de las dudas iniciales acabó siendo titular el año pasado en la meta de El Madrigal y convenciendo al cuerpo técnico, que ha conseguido quedárselo en propiedad previo pago de 5 millones de euros al Atlético de Madrid. Mientras, Juan Carlos y Aitor Fernández optarán también al puesto (sobre todo el primero de ambos) o a una posible titularidad en la Copa del Rey o en la Europa League.

 

Defensas

En la línea defensiva se ha mantenido el bloque del año pasado con la única baja de Pantic, cedido al Córdoba. Sin embargo, para mantener activa la competencia en la zaga, el equipo amarillo ha realizado dos incorporaciones más que interesantes: el veterano lateral Rukavina, que lleva varios años brillando en el Valladolid, y el central Víctor Ruiz, que ante la falta de oportunidades en el Valencia, ha sido finalmente cedido a sus vecinos de Castellón. En principio tanto Gabriel como Musacchio serán titulares en el eje, con serias opciones para Dorado. En las bandas, Mario tendrá que luchar con Rukavina por un puesto (lateral derecho) y Jokic y Jaume Costa por otro (lateral izquierdo).

 

Centrocampistas

El mediocampo ha sido otra de las líneas reforzadas por el Villarreal este verano.  Tres fichajes jóvenes como son Dos Santos, Cherysev y Espinosa, que además pueden actuar en varias zonas de la medular, unidos a la veteranía y el aplomo de Cani y Bruno, y al desparpajo de Tomás Pina, una de las grandes noticias en el submarino la última temporada. Por su parte los canteranos Trigueros y Moi Gómez también están llamados a seguir siendo parte importante del equipo.

 

Delanteros

En la delantera habrá cinco jugadores para dos puestos. En principio Giovani es intocable, por lo que Uche y el recién llegadoVietto mantendrán la pugna por la plaza que queda. Menos opciones se esperan, por tanto, para los canteranos Nahuel y Moreno.

 

Por tanto, en base al juego y el rendimiento ofrecidos el año pasado y las nuevas incorporaciones de calidad realizadas durante el verano, podemos esperar como mínimo un Villarreal que ofrezca un fútbol de calidad y que lleve el peso de los partidos, especialmente cuando juegue arropado por su gran afición. Los objetivos deberán ser mantener un puesto que les ofrezca acceso de nuevo a competiciones europeas y hacer un digno papel en Europa. Objetivos, a priori, factibles, y que estoy convencido alcanzarán.

Valencia CF, aires de revolución

Estadio Mestalla

Nuevos aires soplan en la capital del Túria, después de un final de temporada revuelto por la compra-venta del club, el empresario multimillonario Peter Lim se hizo con el paquete mayoritario de acciones del Valencia este verano, tras duras negociaciones. La aparición de una figura de este carácter siempre invita al optimismo deportivo, a pensar que los tiempos en los que se vendían las estrellas pasaron a otra época y que, ahora, desembarcarán en Mestalla jugadores que ilusionen, consiguiendo que el equipo vuelva a ser un conjunto competitivo al máximo nivel tanto en Europa como en la Liga BBVA.

Tras la no-continuidad de Juan Antonio Pizzi en el banquillo se han producido muchísimos cambios en el plantel. Vargas y Oriol Romeu vuelven a sus equipos tras el año de cesión, SenderosKeitaPabónBernatRamiMathieu, Vicente Guaita, CissokhoRicardo Costa, Banega y Pereira han sido traspasados a otros clubes, mientras que se ha cedido a Míchel Herrero (Getafe), Fede Cartabia (Córdoba) y Víctor Ruíz (Villareal).

La nueva inyección económica de Peter Lim en Valencia ha permitido una renovación profunda en el vestuario. Se pretende dar un salto de calidad para volver a recuperar el prestigio perdido, el orgullo de ser un equipo temible y respetado en el viejo continente, el de las grandes noches. Para dicha tarea, se ha incorporado a jugadores como Rodrigo (Benfica), Otamendi (At. Mineiro), Rodrigo De Paul (Racing Avellaneda), Yoel Rodríguez (Celta de Vigo), André Gomes (Benfica), Mustafi (Sampdoria), Lucas Orbán (Girondins), Joâo Cancelo (Benfica) o  Zuculini (Manchester City).

Nuno Espirito Santo ha sido el entrenador elegido por el nuevo mandatario para encabezar el proyecto ché, tras dos temporadas en el modesto Río Ave de Portugal (donde logró alcanzar finales de Copa y Copa de la Liga) desembarca junto a una plantilla renovada y reforzada con respecto a la temporada anterior. Mestalla siempre se ha caracterizado por tener una afición muy exigente con su club y, aunque ha visto como año tras año sus mejores jugadores se iban para que el club pudiera afrontar su enorme deuda, se han mostrado siempre muy críticos con la política del club. Podríamos aventurarnos a decir que afrontar el cargo de técnico en Mestalla significa sentarse en uno de los banquillos más complicados de la Liga BBVA.

Fuera de Europa, los valencianistas tienen como objetivo prioritario clasificarse para competiciones europeas esta temporada, como mínimo se le exigirá entrar en Europa League, aunque seguramente equipo y afición se sientan realmente satisfechos si logran volver a oír los sones de la Champions League. El octavo puesto cosechado el año pasado no se volverá a consentir.

Por lo general, el Valencia es un equipo que lleva casi siempre la manija del equipo cuando juega de local, se siente cómodo y Mestalla aprieta constantemente si ve que el equipo muestra sacrificio y entrega por conseguir la victoria. Se espera de Nuno que alinee un 4-4-2 o un 4-2-3-1, por norma general, con carrileros rápidos y que se incorporan al ataque con asiduidad. En función del resultado y del rival, el Valencia puede adaptar perfectamente ambos esquemas debido al amplio registro de jugadores que posee para desempeñar las distintas funciones y variantes del juego. Como visitante, los valencianistas aprovechan su contragolpe y su magnífica pegada ante rivales débiles o a los que les cuesta llevar la iniciativa en casa.

Porteros

Diego Alves se antoja el titular indiscutible esta temporada tras la marcha de Guaita, con el que alternó numerosos encuentros a lo largo del campeonato. El brasileño es uno de los porteros más seguros de la liga. Fue una auténtica sorpresa su ausencia en este Mundial. Como compañero tendrá a Yoel, procedente del Celta de Vigo, en el que le hemos visto firmar una muy buena campaña.

 

Defensas

Será una de las zonas donde más hincapié haga Nuno. No encajar goles se antoja indispensable en su planteamiento táctico. Jugadores como el reciente fichaje Orbán o Barragán seguirán siendo fundamentales en los laterales, mientras que otros como Otamendi y Mustafi llegan para aportar la garra y músculo necesarios para conseguir que el equipo encaje el menor número de goles posible. La baja de Pereira será cubierta por otro Joao. Cancelao vendrá para ocupar el lateral derecho de Mestalla.

 

Centrocampistas

André Gomes se antoja como el socio perfecto para acompañar a Parejo en el centro del campo. El portugués posee clase y un toque de balón exquisito para convertirse en una de las sensaciones de la Liga. Javi Fuego tendrá un papel fundamental como hombre-ancla. Se espera mucho de Rodrigo de Paul, que actuará de enganche con la delantera, moviendo líneas desde el perfil izquierdo. Feghouli también seguirá siendo un hombre clave en el esquema gracias a su calidad técnica y a sus constantes llegadas al área rival. Tras duras negociaciones Zuculini viene cedido por el Manchester City dispuesto a sumar minutos en la zona ancha y ponérselo difícil a Nuno.

 

Delanteros

Sobre la bocina, el fichaje bomba del club ché lleva el nombre de Álvaro Negredo, que con su experiencia llega como el hombre estrella del proyecto de Peter Lim y el referente en ataque. Le acompañarán otro flamante fichaje, Rodrigo, y el talentoso canterano Paco Alcácer. Sin duda alguna un tridente de muchísimos quilates.

 

Para conseguir su objetivo, el Valencia deberá de pelear muchísimo frente a los rivales de su liga particular. Equipos que pelearán por estar en la zona media alta como Athletic, Sevilla, Villareal o Real Sociedad también se han reforzado muy bien. Si la afición no se impacienta demasiado rápido y los resultados comienzan a llegar, el Valencia estará en plazas de Europa League sin problemas. El objetivo de la Champions se antoja algo más complejo, pero no imposible, todo dependerá del tiempo que tarde Nuno en hacer jugar a su equipo como quiere y que todas las fichas se acoplen a la perfección.

Sevilla FC, cambios para no cambiar

Estadio Ramon Sanchez-Pizjuan

En un club con once titulos oficiales en sus vitrinas, repetir los resultados de la temporada pasada ya se podría catalogar como un auténtico éxito. Quinta plaza en el campeonato liguero y levantar el trofeo en la Europa League, tras vencer en los penaltis al Benfica. A pesar de las bajas de Rakitic, Perotti, Marin, Moreno o Fazio, Monchi es una garantía a la hora de buscar recambios que no afecten a la competitividad del equipo. Unai Emery tiene el reto de afrontar tres competiciones, pero ya en la pasada campaña mostró capacidad para realizar rotaciones y que todo el mundo se sintiese importante dentro de la plantilla.

El técnico tiene la complicada papeleta de intentar repetir los resultados de la temporada pasada, con el hándicap de la marcha de jugadores importantes de la plantilla. El aval de Monchi y sus antecedentes pueden servir de garantía para pensar que las incorporaciones van a dar los frutos deseados. Especial importancia cobra la conexión gallega Denis Suárez-Iago Aspas. El exbarcelonista debe crecer como futbolista y confirmar en el Sevilla las impresionantes condiciones que apuntaba desde hace años y que hicieron que el Manchester City pusiese sus ojos sobre él. Iago Aspas viene de pasar inadvertido en Liverpool. Puede ser una aportación y un complemento importante para el buen rendimiento global tanto de Bacca como de Gameiro.

Otro punto importante lo encontramos en la baja de Alberto Moreno. En su sustitución, el Sevilla ha acudido como tantas otras veces al mercado francés para contratar al joven Timothée Kolodziejczak, uno de los jugadores galos con mayor proyección. Salvando las distancias, el Cholo ha marcado el camino para quienes aspiran a ser outsiders en una liga desequilibrada por los presupuestos. El bloque, la unidad, la solidaridad y el colectivo deben ser la base de un Sevilla equilibrado. Fortaleza defensiva y trabajo en el centro en contraposición al descaro a partir de tres cuartos de cancha con jugadores bien dotados técnicamente.

Porteros

Barbosa, procedente de la UD Las Palmas, es la novedad en el equipo andaluz, tras la marcha de Javi Varas al Real Valladolid en busca de los minutos que se le negaron en el equipo de Nervión. Meta experimentado, pero claramente por detrás de Beto. El portugués fue el artífice de la victoria en la tanda de penaltis ante el Benfica en la final de la UEFA Europa League, además de desarrollar una temporada bastante completa en líneas generales, por lo tanto cabe decir que parte con ventaja y es el propietario, a día de hoy, de la portería sevillista.

 

Defensas

El ex-osasunista Alejandro Arribas y los franceses Timothée Kolodziejczak y Benoit Trémoulinas procedentes del Olympique de Lyon y Dynamo Kiev respectivamente, son las caras nuevas en la retaguardia sevillista. La salida de Fazio en el centro de la defensa hace que Carriço y Nico Pareja sean los preferidos por Unai Emery en dicha posición. El mencionado Arribas puede ser un recambio habitual, mientras que Trémoulinas puede alternar el lateral zurdo con el centro de la zaga en caso de necesidad.

La posición de lateral derecho estará ocupada por Coke o Diogo. La alternancia en el puesto fue una tónica a lo largo de toda la temporada anterior, como en la mayoría de las posiciones, aunque parece que Coke parte con ligera ventaja. Cicinho es otro jugador de banda derecha, pero parece que no entra en los planes del entrenador e incluso se ha rumoreado acerca de su salida. Respecto al lateral zurdo, la salida de Alberto Moreno ha dejado a Fernando Navarro como titular en un primer momento y deberá competir con el prometedor Kolodzejczak y con Trémoulinas por un puesto sin claro propietario.

 

Centrocampistas

En esta línea son cuatro las caras nuevas. El polaco Krychowiak, procedente del Stade de Reims, Aleix Vidal, del Almería, Denis Suárez, del Barcelona B y Ever Banega del Valencia CF. La posición del doble pivote se repartirá entre Iborra, Krychowiak y Mbia, tres futbolistas que aportan centímetros y físico a una demarcación que lo demanda.

Por su parte, tras la salida sobre la bocina de Trochowski y Jairo, serán Vidal, y Vitolo los encargados de desarrollar fútbol pegados a la banda.Vitolo ya lo hizo asiduamente el año pasado, mientras que Vidal ha ocupado el extremo derecho en el Almería y su fichaje responde precisamente a las necesidades del equipo por esa zona. Denis Suárez entró en la operación Rakitic. Él y Ever Banega están llamados a jugar en la zona de creación, ubicados por detrás del punta, para suministrar balones, pero también pueden recibir más lejos del área, para facilitar la fluidez.  El uruguayo Cristóforo volverá a tener un rol secundario, como sucediera la pasada campaña, mientras que los jóvenes canteranos Cotán y Luismi deberán simplemente aprender.

 

Delanteros

Gameiro y Bacca vuelven a ser las referencias ofensivas del Sevilla. Su alternancia la pasada temporada fue constante y ambos anotaron 21 goles. El colombiano jugó más minutos, pero no se puede decir que haya un titular indiscutible en esa posición. Reyes volverá a aportar jugando en banda, pero el peso del de Utrera es previsible que vuelva a recortarse tras la llegada de determinados jugadores. Iago Aspas supone una incorporación muy interesante. Con Gameiro y Bacca en la posición de 9, el rol del gallego pasa fundamentalmente por actuar detrás de uno de ellos, o como acompañante en situaciones determinadas, pero rara vez como único punta.

La incorporación a última hora de Deulofeu como cedido (sin opción de compra) supone toda una grata sorpresa para el sevillismo. Aportará dosis de velocidad y regates, además de ilusión. El canterano Carlos Fernández buscará encontrar y aprovechar los minutos que le vayan dando experiencia en la categoría.

 

El objetivo del equipo debe ser nuevamente alcanzar puestos europeos. Tras los más que probables tres primeros puestos que deberían alcanzar Atlético de Madrid, Barcelona y Real Madrid, en el orden que se quiera establecer, el cuarto puesto que da derecho a disputar la Champions League se presenta realmente abierto. Podríamos enumerar un grupo de cinco o seis clubs que podrían aspirar a esa posición desde el pistoletazo de salida, aunque después las bofetadas de realidad vayan distorsionando esas aspiraciones. El equipo andaluz deberá priorizar competiciones, ya que, a pesar de las rotaciones de Emery, la acumulación de partidos puede llevar a que el rendimiento disminuya.

Real Sociedad, estabilidad para continuar en Europa

Estadio Anoeta

Temporada continuista la que se avecina en San Sebastián, donde, tras una más que digna campaña liguera 2013-2014, se mantiene el míster, Jagoba Arrasate, y a parte de la base de jugadores que llevaron al conjunto txuri-urdin a clasificarse para la disputa de la Liga de Campeones hace dos temporadas.

Donde deberá acertar el conjunto guipuzcoano será en la elección de los sustitutos de Claudio Bravo y Antoine Griezmann, dos pesos pesados de la plantilla realista que han salido este verano. Por ello, ya ha llegado el prometedor meta argentino Gerónimo Rulli para reforzar la portería, mientras que en ataque hay muchas esperanzas puestas en el recién llegado delantero islandés Finnbogason, máximo goleador de la liga holandesa la pasada temporada. Por lo demás, será fundamental la continuidad de Carlos Vela, renovado el pasado mes de junio hasta 2018 y ya propiedad 100% de la Real Sociedad, que está llamado a ser la estrella del equipo txuri-urdin la próxima temporada. Sus 21 goles y 13 asistencias de la pasada campaña (entre todas las competiciones) le avalan. Deberá liderar el ataque y explotar como jugador de primer nivel esta temporada, para lo que contará con la calidad de hombres como Granero, Canales Xabi Prieto por detrás, sin olvidarnos de Rubén Pardo y Chory Castro, que serán recambios de lujo en un once realista en el que se prevén continuas rotaciones durante la temporada.

A pesar de que finalmente sólo estarán inmersos en dos competiciones (Liga y Copa), se trata de otra temporada de alta exigencia para el club guipuzcoano, ya que deberá rendir al máximo nivel en Liga, donde sus aficionados les exigirán que compitan al máximo de sus posibilidades después de la dolorosa eliminación, contra todo pronóstico, en la ronda previa de Europa League frente al modesto Krasnodar ruso.

Tras el pobre rendimiento en la pasada edición de la UEFA Champions League, este año se pretendía hacer algo importante en la Europa League, sueño que ahora se ha visto truncado bruscamente, por lo que a los pupilos de Jagoba Arrasate no les queda otra que olvidar cuanto antes la derrota sufrida ante el conjunto ruso y luchar por volver a disputar competición europea la próxima temporada. Para ello, tendrán que mejorar mucho en lo que a juego y resultados se refiere, pues la afición se siente, ahora más que nunca, en su derecho de no dejar pasar ni una a equipo y cuerpo técnico.

En cuanto al sistema empleado, lo más lógico sería que el joven técnico de Berriatua optara por un 4-2-3-1, con doble pivote en mediocampo, donde Bergara se encargará de la destrucción y Granero aportará la claridad necesaria en la salida de balón. La creatividad y último pase recaerán en los pies de Canales, que se situará por delante del doble pivote, flanqueado en banda derecha por Xabi Prieto y en banda izquierda por Zurutuza. En el centro de la defensa, posición donde no ha habido ninguna incorporación durante el mercado veraniego, el único intocable será Íñigo Martínez, que tendrá que encontrar acompañante entre Ansotegi, Mikel González Elustondo. Dura pugna habrá también en los laterales, donde Carlos Martínez y Zaldúa competirán por hacerse con la banda derecha, mientras que De la Bella y Yuri harán lo propio en el carril contrario.

En la zona de ataque, la afición txuri-urdin se encomendará a Carlos Vela, llamado a ser el hombre de referencia arriba tras la marcha de Antoine Griezmann. No obstante, Agirretxe, que tendrá un papel importante cuando el esquema de Jagoba Arrasate precise de un “depredador de área”, y Finnbogason, que puede actuar tanto de nueve como tirado a alguna de las dos bandas, aportarán las variantes necesarias en el ataque realista.

Porteros

Etapa de cambios en el arco.  A priori, parecía que el relevo de Claudio Bravo iba a ser el joven meta argentino Gerónimo Rulli, que llegó este verano procedente de Estudiantes de la Plata con buen cartel bajo el brazo, pero la fractura del quinto metatarsiano sufrida por el portero argentino en su pie izquierdo, que lo mantendrá alejado de los terrenos de juego entre dos y tres meses, hará recaer en las manos de Eñaut Zubikarai la responsabilidad de evitar los goles en la meta txuri-urdin. El guardameta ondarrés, siempre a la sombra de Claudio Bravo desde que debutó con el primer equipo, tiene ante sí la oportunidad de convencer a los técnicos y convertirse en el portero que sea capaz de tapar la alargada sombra dejada tras la marcha del internacional chileno. El canterano Ander Bardají ejercerá de segundo portero hasta la recuperación del guardamenta argentino.

 

Defensas

La retaguardia txuri-urdin estará compuesta por gente de la casa, pues a Íñigo Martínez se unirá, tras haber superado su lesión en el tabique nasal, Ansotegi, que es la primera opción de Arrasate para formar pareja con el internacional absoluto en el centro de la defensa. Elustondo, que hasta ahora había sido la primera opción, por delante incluso de Mikel González, esperará su oportunidad desde el banquillo, a sabiendas de que juega con un factor determinante a su favor: su reconversión al centro de la zaga es una apuesta personal de Jagoba.
En los carriles se antoja una interesante pugna, pues el canterano Zaldúa prácticamente le ha arrebatado el puesto al experimentado Carlos Martínez en el lateral diestro, mientras que, en banda izquierda, el catalán Alberto De la Bella parte con ventaja, pero con el joven Yuri como seria alternativa para el lateral, pues su rendimiento en el Eibar durante la pasada campaña no ha pasado inadvertido para el técnico realista.

 

Centrocampistas

El doble pivote en el centro del campo parece ser la opción más fiable que maneja el técnico Arrasate, con Markel Bergara sosteniendo y el ex madridista Granero encargándose de iniciar las jugadas. Por delante se situaría Canales, que sería el encargado de fabricar las jugadas y surtir de balones determinantes a los delanteros blanquiazules. Xabi Prieto dejará de ser un jugador de segundas partes, como lo fue el curso pasado, para convertirse en un fijo en banda derecha y deleitar con su “guante” diestro desde el minuto uno, mientras que Zurutuza, caído a banda izquierda, volverá a ejercer como el excelente llegador desde segunda línea que siempre ha sido.

 

Delanteros

En la zona de arriba, es indudable que todo el peso recaerá sobre Carlos Vela. El delantero, que tendrá que multiplicarse cuando no juegue acompañado por Finnbogason o Agirretxe, será el hombre referencia en la delantera txuri-urdin, pues está llamado a aportarlo prácticamente todo en ataque. Con la marcha de Griezmann al Atlético de Madrid, este debe ser el año del mexicano.

 

En lo referente a objetivos, después de dos temporadas consecutivas clasificándose para disputar competición europea, sería descabellado pensar que esta temporada la meta no sea ésta, pues tanto por plantilla como por asentamiento de juego y de proyecto, la Real Sociedad debe dar un golpe sobre la mesa y luchar por volver a la máxima competición europea, por donde pasaron prácticamente inadvertidos la temporada pasada. Todo lo que no sea pisar Europa la próxima campaña significará un fracaso o, como mínimo, una desilusión para equipo y afición.

Real Madrid, la majestuosidad del coloso

Estadio Santiago Bernabeu

Durante este verano y como si la Décima no hubiera sido suficiente, el Real Madrid, consciente de la presión que ello conlleva, ha decidido reforzar sus líneas en la tónica que viene siendo habitual en los equipos que conforma Florentino Pérez, fichando las mejores estrellas del planeta fútbol. Los blancos mejoran más si cabe aún una plantilla que aspira a todos los títulos disponible. No hay excusas para no hacer de esta temporada algo inolvidable para sus seguidores.

Ancelotti se verá ante los nuevos fichajes en una encrucijada mayor que la del pasado ejercicio. El técnico italiano estuvo rotando entre el 4-4-2 y el 4-2-3-1Muchas son las piezas que deberá encajar si quiere que todos tengan minutos. En portería, el debate seguirá incrementándose con Keylor Navas. No es de extrañar que el técnico confíe en el costarricense para el tramo largo del campeonato. La defensa parece que será inamovible. En el centro habrá que adaptar un posible trivote con Kroos (junto a Xabi y Modrić) o solamente pensar en dos mediocentros. El alemán no destaca por un desplazamiento rápido de balón, por lo que parece inviable adaptarlo a una posición que le pida demasiado sacrificio físico, siendo su hábitat natural el círculo central.

En ataque Ancelotti cuenta con muchas variantes. Puede apostar por la famosa BBC (Bale, Benzema y Cristiano) con James de interior, haciendo la función de Di María, aunque el compromiso táctico del colombiano no será el mismo que el del argentino. La mejor versión de James se puede ver en la mediapunta, jugando entre líneas, lugar donde Isco no tuvo muchos minutos la pasada temporada debido a la inexistencia de un enganche en el esquema del italiano durante prácticamente todo el año.

Está por ver cuál será el papel definitivo de Isco, el malagueño fue perdiendo protagonismo con el paso de los partidos y su posicionamiento en el campo parecía no encajar con la idea que pretendía ejecutar Ancelotti en el césped. Sin embargo, hemos podido verle ejerciendo de falso 9, posición que puede adaptar con total naturalidad gracias a su juego de espaldas, para así generar los espacios suficientes para las entradas desde la segunda línea de Cristiano Ronaldo o Bale. Para octubre, se espera a Jesé, otro bendito problema más para el puzzle del míster.

Porteros

La portería será el eterno debate. Iker Casillas es el que más galones posee para capitanear el arco blanco, pero sus últimas actuaciones han puesto en duda si finalmente Keylor Navas se hace con el puesto titular. El de Costa Rica posee unos grandísimos reflejos y va bien jugando con los pies. Este año no habrá rotaciones.

 

Defensas

La línea defensiva se mantiene intacta con respecto al año pasado. Ramos y Pepe se erigen como los dueños absolutos del macizo central, mientras que el joven Varane espera que las lesiones lo respeten para poder competirles la titularidad. Coentrão se antoja como el lateral izquierdo favorito de Carletto. El portugués ha tenido minutos en los instantes más decisivos de la temporada (final de Copa, de Champions o de Supercopa de Europa), sin duda toda una garantía de primer nivel haber recuperado a un jugador que parecía tener su destino más fuera que dentro de la casa blanca. Carvajal será el puñal por el perfil derecho, mientras que Arbeloa y Marcelo esperarán rotaciones y minutos que a buen seguro tendrán.

 

Centrocampistas

Tras la sorpresiva marcha de Xabi Alonso al Bayern Múnich, Toni Kroos deberá ejercer como el líder absoluto en la sala de máquinas blanca. Su precisión en los envíos será muy importante para mantener el equilibro en las transiciones del equipo. Modrić será pieza básica en el robo, imprimiendo dosis de aceleración o pausa cuando el juego lo necesite. El alemán Khedira continuará tras tener un pie fuera del equipo, aunque su titularidad no está garantizada. Por su parte, James Rodríguez dará verticalidad entre líneas e Isco aportará ese talento emergente, la chispa mágica que solo poseen unos pocos para impregnar al equipo un poco de duende andaluz.

 

Delanteros

Dinamita no le faltará al equipo con Cristiano RonaldoBale o Benzema, jugadores que son capaces de generar entre ellos más goles que un solo equipo de primera división. Como ya ocurriera en Múnich o en la final de Champions, Bale puede sacrificar sus metros de campo para apoyar defensivamente al equipo por el perfil derecho, para así poderle dar suficiente equilibrio al equipo. Benzema afronta esta temporada en plena forma, tras un final de campaña excelente y un gran Mundial, mientras que Cristiano Ronaldo parece ya recuperado de los problemas físicos que mermaron su rendimiento en los últimos encuentros de la pasada temporada.

Destacar la incorporación sobre la bocina del delantero Javier “Chicharito” Hernández, procedente del Manchester United. Llega a préstamo por un año y se espera que complemente a Karim en labores ofensivas. Con lupa también tendremos que mirar a Jesé una vez esté recuperado de su lesión.

 

La conquista de la Décima ha traído más novedades en el seno blanco: la posibilidad de disputar más torneos que poder añadir al palmarés. En concreto, hasta seis títulos están al alcance del equipo: Liga, Copa del Rey, Champions, Supercopa, Supercopa de Europa y Mundial de clubes. Un reto muy apetitoso, pero que no debe obsesionar al club. Las competiciones son y serán duras, máxime cuando se intentan revalidar. Es evidente que el Real Madrid posee una plantilla para pelear por los seis de forma plena y con garantías absolutas de éxito, pero seguramente todo no sea tan de color de rosa como lo pintan. Uno de los seis posibles ya reposa en las vitrinas blancas gracias a su cómoda victoria en Cardiff frente al Sevilla en la Supercopa de Europa, un título que se le resistía a Cristiano Ronaldo y que el Real Madrid no conquistaba desde 2002.

La plantilla no debe de caer en la conformidad tras el éxito en la pasa edición europea y debe buscar sin dudas el llegar lo más lejos posible en todas las competiciones que dispute. El haberse quitado el peso de la Décima hará que el equipo se muestre más confiado en los grandes encuentros. Si lo consigue, el Real Madrid será uno de los equipos más temibles del continente.

Rayo Vallecano, el arte de optimizar los recursos

Estadio de Vallecas

Un verano más se repite la misma historia en las oficinas del Rayo Vallecano. Tras realizar una gran campaña en la Liga BBVA, el equipo sufre la marcha de sus mejores futbolistas, incapaz de retenerlos debido a los graves problemas económicos que asolan al club, y hasta dieciocho bajas se han contabilizado en este mercado veraniego. Toca por lo tanto, volver a hacer malabares con el presupuesto y realizar la enésima reconstrucción de plantilla.

Sin embargo, esta temporada hay motivos para el optimismo. Si bien otros años el plantel no se daba por cerrado hasta el último minuto del mercado, de cara a esta temporada 2014/2015 la directiva ha hecho los deberes a tiempo y la plantilla ha quedado cerrada (a falta de algún mínimo retoque) con más de veinte días de antelación con respecto al inicio de la competición. Además, Felipe Miñambres ha vuelto a obrar el milagro para incorporar jugadores de gran nivel como AquinoManucho, Leo Baptistao y Pozuelo, todos a coste cero. Esta fórmula le lleva funcionando mucho tiempo al Rayo. Para los futbolistas, el club de la capital también es un destino atractivo, ya que saben que es el lugar ideal para relanzar su carrera, como ya hicieron en el pasado MichuDiego Costa o Javi Fuego.

Poder trabajar con el grupo al completo con suficiente antelación era una condición indispensable para Paco Jémez. El técnico canario es consciente de que sus métodos de trabajo y sistema de juego requieren un largo proceso de adaptación para los jugadores y la temporada pasada el equipo acusó la tardía planificación de la plantilla, lo que se tradujo en un comienzo de liga muy negativo. En este nuevo curso, el Rayo volverá a realizar una apuesta radical por la práctica de un juego combinativo y de clara vocación ofensiva. Para Paco, el estilo de juego es innegociable y la afición de Vallecas disfrutará de un fútbol atractivo y divertido, en el que el toque, la posesión y el buen trato del esférico serán los protagonistas. El otro aspecto sobre el que incidirá el cuerpo técnico será en intentar lograr una mayor solidez defensiva y reducir drásticamente el número de goles en contra.

Tácticamente, el conjunto madrileño cimentará su juego de posesión a partir de un 4-4-2, con una línea defensiva adelantada y asumiendo riesgos. En la sala de máquinas, dos mediocentros, uno creativo y otro de corte más defensivo, serán los encargados de generar juego para unos extremos con total libertad a la hora de encarar constantemente en ataque. En la punta, el delantero centro estará acompañado por un atacante con mucha movilidad y con facilidad para caer a banda o bajar a la media punta, ayudando en la construcción del juego. Jémez ha demostrado que no le tiembla el pulso y, si el resultado es adverso, no dudará en transformar el sistema en un ofensivo 4-2-4.

Porteros

Tras una temporada muy irregular, el guardameta titular Rubén abandonó el club dirección Almería y, para esta nueva campaña, Cobeño, Toño y Cristian Álvarez serán los encargados de defender la meta franjorroja. Los tres son cancerberos experimentados y tratarán de dotar a la portería de una seguridad de la que ha carecido en las últimas temporadas. Cristian Álvarez parte como titular tras llegar más rodado al estar su equipo, San Lorenzo de Almagro, disputado la Copa Libertadores que a la postre ganó aunque él no disputara ningún minuto, pero la llegada de Toño en el último día del mercado de fichajes hará que no se relaje

 

Defensas

El regreso a la entidad de Amaya ha sido una de las noticias más positivas que ha deparado el mercado de fichajes. El canterano rayista proporcionará grandes dosis de solidez y veteranía a una defensa muy frágil en los últimos años. Como acompañante en el eje de la zaga disputaran el puesto Morcillo, uno de los mejores centrales de la pasada temporada en segunda división, y Zé Castro, un jugador muy del agrado del entrenador por su fantástica salida de balón. El joven Abdoulaye Ba intentará  hacerse con minutos con su imponente presencia física como principal argumento.

En los laterales, el ex atlético Insúa parece destinado a ocupar el carril izquierdo, aunque Nacho no se lo pondrá fácil. En el costado opuesto, Tito tendrá que defender la titularidad frente a Quini.

 

Centrocampistas

Un año más, Trashorras volverá a ser el faro del Rayo Vallecano. Su excelente visión de juego y la facilidad con la que distribuye el balón le convierten en insustituible. La extraña marcha de Boateng abre de nuevo las puertas de la titularidad a Baena, que junto con Fatau, es el especialista defensivo en el centro del campo. Jozabed, una de las sensaciones de la pasada Liga Adelante con el Jaén, será otra alternativa a tener en cuenta en la media

Para las bandas, el equipo contará con un amplio abanico de jugadores, todos ellos con la velocidad, el descaro y el encare como principales virtudes. Aquino y Kakuta se postulan como titulares, con LicáEmbarbaÁlex MorenoLass o Pozuelo como recambios de auténtico lujo.

 

Delanteros

Manucho será la referencia ofensiva en el área. El angoleño es el delantero perfecto para aprovechar las decenas de centros que sus compañeros enviarán al área en cada partido. Como hombres con mayor libertad de movimiento, la tripleta formada por BuenoBaptistao y Pereira, todos ellos futbolistas rápidos, habilidosos y con gol, además de una gran polivalencia que les permite jugar en cualquier posición del frente de ataque. El Rayo ha formado una delantera de plenas garantías y no sería descabellado pensar en que, entre todos, alcanzasen la cifra de los 30 goles.

 

Con un presupuesto irrisorio para la categoría, Felipe Miñambres ha sido capaz de formar una de las mejores plantillas de la historia del club. El objetivo debe ser, como cada año, asegurar la permanencia. Sin embargo, si Paco Jémez consigue conjuntar desde la primera jornada a todos los nuevos fichajes, el Rayo puede ser el equipo revelación y optar a finalizar entre los diez primeros de la clasificación.

Málaga CF, en busca de la estabilidad definitiva

Estadio La Rosaleda

Tras la espectacular irrupción del jeque en Málaga hace tres veranos, que hizo que jugadores de la talla de Joaquín, Cazorla o Monreal recalasen en el equipo de la capital de la Costa del Sol y que el club llegase a jugar la Liga de Campeones en la temporada 2012/13, la crisis económica ha ido imponiendo su inexorable ley y el equipo se ha ido adaptando a lo que es su realidad y su sitio en el fútbol español. Las últimas dos temporadas fueron de salidas casi masivas, en cambio, este verano ha sido de mayor estabilidad y de una apuesta continuista por el bloque que, tras algunos apuros iniciales, logró holgadamente la permanencia en Primera la campaña pasada.

Si bien se ha producido la salida de algunos pilares del equipo en las últimas temporadas, como Willy caballero y Eliseu, el grueso de la plantilla se ha mantenido y reforzado en algunas posiciones clave, con fichajes baratos o, incluso, a coste cero: el prometedor portugués Ricardo Horta, el lateral venezolano Rosales, que acababa contrato en el Twente, o el español Luis Alberto, que llega cedido desde el Liverpool.

Salvo que llegue un cuarto delantero, parece muy factible que Javi Gracia se decante por un esquema 4-2-3-1, con jugadores rápidos, incisivos y, sobre todo, muy intercambiables para las tres posiciones por detrás del punta nato

Porteros

La marcha de Willy Caballero al Manchester City de Pellegrini será un serio hándicap para el equipo malacitano. Se mantiene en la plantilla el camerunés Kameni y han reforzado la portería con uno de los fichajes estrellas del verano, el mexicano ‘Memo’ Ochoa, que tan excelente Mundial ha realizado con su selección. También se han hecho con los servicios del joven argentino Agustín Cousillas, hijo del que fuera ayudante de Manuel Pellegrini, Rubén Cousillas, pero parece todavía algo verde para la Primera División española y comenzará jugando en el filial.

 

Defensas

La defensa, por su parte, no ha experimentado excesivos cambios, si bien parece algo desequilibrada: muchos laterales, hasta seis, actualmente, y tan solo dos centrales puros con los que se cuente, Weligton y Flavio Ferreira, si bien es cierto que muchos de los laterales pueden ocupar la parcela central. Analizando más en detalle, la pérdida de Jesús Gámez en el lateral derecho será una baja sensible pese a las incorporaciones del venezolano Roberto Rosales y de Miguel Torres. Sergio Sánchez y el argentino Angeleri también pueden ocupar el flanco derecho de la defensa; sin embargo, a falta de refuerzos, parece que serán los recursos de los que tenga que echar mano Javi Gracia para acompañar a Weligton y al portugués Flavio Ferrerira en el eje de la defensa, teniendo en cuenta de que el panameño Roberto Chen, fichado el verano pasado por recomendación de Dely Valdés, no entra en los planes de esta temporada.

En lo que se refiere al lateral izquierdo, se ha incorporado este verano al mundialista costamarfileño Arthur Boka, un defensa sobrio que deberá paliar la salida de Eliseu al Benfica (si bien no es un lateral izquierdo, ha desempeñado ese rol gran parte de las últimas temporadas) y la probable de Antunes al fútbol inglés. José Manuel Casado, si logra dejar atrás su calvario de lesiones, debe ser su competencia en la parcela izquierda de la defensa.

 

Centrocampistas

En el doble pivote utilizado habitualmente por Javi Gracia, parece que el ya consolidado Ignacio Camacho junto con la revelación de la pasada temporada, Sergi Darder, parten con ventaja. Tissone (una vez se recupere de su grave lesión), Pablo Pérez y Recio serán las alternativas en esta zona del campo, toda vez que el costamarfileño Bobley Anderson, fichado el verano pasado, tampoco parece contar para el cuerpo técnico. A la espera de si finalmente Portillo es traspasado al Elche, todas las papeletas en  esa línea de tres son para el portugués Ricardo Horta (buenas sensaciones en la pretemporada), el cedido por el Liverpool Luis Alberto y, o bien apostar por Juanmi, que aportaría gol, o por la experiencia y la calidad a balón parado de Duda. El fichaje de última hora del marroquí Amrabat abrirá nuevas opciones en el ataque malagueño.

 

Delanteros

A priori, junto con la portería, parece la parcela más floja del conjunto malacitano. Su propio director deportivo, Mario Husillos, afirma que “aunque no es una prioridad, no nos vendría mal la incorporación de otro delantero”. Actualmente, para ocupar el puesto de ‘9’ puro, el Málaga cuenta en su plantilla con el veterano pero siempre efectivo Roque Santa Cruz, con la alternativa del argentino Rescaldani, mientras que, para la mediapunta o posición de segundo delantero, al margen del canterano Juanmi, dos hombres también citados a la hora de hablar de línea de centrocampistas: el veteranísimo Duda o la joven promesa Luis Alberto.

 

De momento, con estos mimbres, el nuevo entrenador, Javi Gracia, tiene la misión de construir un equipo que sea capaz de no pasar mayores apuros en lo referido al descenso de categoría. Una plantilla continuista con algunas lagunas que deberían ser paliadas. Si se hacen en el mercado con un portero de garantías y un punta que aporte diez o doce goles por año, el Málaga debería transitar toda la temporada por la zona media de la clasificación.

Granada CF, subir un escalón de la mano de Joaquín Caparrós

Una temporada más, la tranquilidad se apodera del aficionado granadinista, que ve en su presidente, Quique Pina, la mejor garantía que cualquier seguidor de un equipo modesto puede tener. Como viene siendo habitual cada verano en tierras nazaríes, habrá renovación más o menos profunda en la plantilla de un Granada CF que vive de los jugadores que llegan a préstamo procedentes del Udinese Calcio. La relación de Quique Pina con la familia Pozzo (propietaria del Udinese) permite al conjunto nazarí reforzarse a base de cesiones procedentes del club italiano, que ve en la Liga BBVA, y más concretamente en el Granada CF, la posibilidad de foguear a sus jugadores con vistas a un futuro retorno de éstos al equipo italiano o, simplemente, para exponerlos al mundo futbolístico y acabar sacando tajada económica de ellos.

De esta operación se favorece el Granada, que ve como cada temporada aterrizan en el equipo, en calidad de cedidos, una importante hornada de jugadores procedentes del conjunto udinés. Por ello, no se prevén cambios respecto a temporadas anteriores en ese sentido, pues esta política es la que ha llevado a los nazaríes a mantenerse, hasta el  momento, durante tres temporadas consecutivas en la máxima categoría del fútbol español.

Se espera un Granada muy “Made in Caparrós”, con la intensidad y garra características de los equipos dirigidos por el utrerano como principales bazas durante los 90 minutos, aunque sin renunciar a la pelota, pues recordemos que ni Iturra ni Javi Márquez son jugadores exentos de calidad, lo que sumado a la liberación de Fran Rico por delante, harán que la zona de creación del conjunto nazarí sea uno de los aspectos a tener en cuenta. Tampoco podemos olvidar el peligro por banda que provocarán las continuas subidas por los laterales, donde el franco-camerunés Nyom, en derecha, y el internacional luso sub-21, Luis Martins, en izquierda, serán los encargados de sumarse al ataque cuando la ocasión lo requiera. Queda por saber cómo gestionará Joaquín Caparrós el ataque de su equipo, zona en la que se han producido más novedades y que, sin duda, fomentará la competencia tanto en los extremos como en el centro de la delantera (y más con la llegada de Jhon Córdoba), aunque de momento El-Arabi parece tener el puesto asegurado.

Porteros

A pesar de que se presupone una continua pugna entre Roberto y Oier, es el meta lucense el que parte con ventaja, dada su veteranía y su peso dentro del vestuario granadinista, del cual entró a formar parte hace ya cinco temporadas. No obstante, no se puede descartar nada, ya que el irundarra Oier Olazábal no ha venido  a Granada a pasar otra temporada en el banquillo. Por tanto, interesante duelo el que enfrentará a la veteranía de Roberto con la juventud de Oier, a los reflejos y experiencia del primero con la envergadura y el juego de pies del segundo. Por su parte, el guardameta macedonio Stole Dimitrievski, que cautivó a Caparrós en pretemporada pero defraudó en la oportunidad que el técnico utrerano le brindó en el debut liguero, partirá como tercer portero de la primera plantilla, a la par que ejercerá de meta titular en el filial granadinista.

 

Defensas

Un par de cambios se prevén en defensa, donde la contundencia defensiva y envergadura del central Babin, además de su gran capacidad goleadora en jugadas a balón parado, parecen haberse impuesto a la jerarquía del capitán, Diego Mainz, que tendrá que trabajar duramente, una vez más, si quiere ser el acompañante del colombiano Jeison Murillo en la zaga. El recién incorporado Dany Nounkeu comenzará como cuarto central de la plantilla.
 
No se esperan cambios en el lateral derecho, posición que presumiblemente seguirá ocupando el franco-camerunés Nyom. Todo lo contrario ocurrirá en el carril izquierdo, donde el prometedor lateral portugués, Luis Martins, internacional sub-21 con la selección lusa, y el mediocampista francés Sissoko, al que Caparrós ve más como lateral que como centrocampista, tendrán que competir por la titularidad, aunque sin descartar que el joven extremo, Juan Carlos, pueda ser utilizado en el lateral zurdo, como ya le ocurriera en su etapa como jugador bético, dependiendo de las necesidades del conjunto rojiblanco.

 

Centrocampistas

En la medular se avecinan modificaciones en el dibujo, pues lo lógico sería que Caparrós sacrificara el trivote utilizado durante la temporada pasada por Lucas Alcaraz y optara por un doble pivote formado por Iturra y Javi Márquez para dotar de mayor consistencia (aunque ninguno de los dos futbolistas esté exento de calidad) al centro del campo granadinista, que contaría con Fran Rico moviéndose con mayor libertad por delante de la pareja hispano-chilena.

 

Delanteros

Sin duda, la zona que más puede verse afectada es la de ataque. Con la marcha de Brahimi al Porto y la vuelta de Ighalo al Udinese (para salir cedido al Watford), el Granada está obligado a atinar con los refuerzos. En principio llegaron Daniel Larsson, Ortuño y Machis,  mientras que posteriormente aterrizaron en Granada Rubén Rochina y el ex jugador del Espanyol, Jhon Córdoba, a los que hay que sumar aquellos futbolistas que Joaquín Caparrós decida incorporar ocasionalmente desde el filial, como Isaac Success, y la continuidad, a última hora, del madrileño Riki, que ha pasado de no contar para Caparrós a renovar con el conjunto nazarí hasta 2016, previa rebaja de su emolumento.

Como referencia en punta se mantiene El-Arabi, al que le ha salido un duro competidor, pues el murciano Ortuño, que militó la pasada campaña en La Hoya Lorca y en el Girona, llegó este verano sin hacer ruido, pero ha convencido a Caparrós gracias a su excelente pretemporada, donde ha demostrado una asombrosa capacidad goleadora. El delantero franco-marroquí a priori estará acompañado por Piti en banda derecha, mientras que en banda izquierda parece que el recién llegado Rubén Rochina partirá como titular. Por su parte, los polivalentes Daniel Larsson Jhon Córdoba, junto a los canteranos Darwin Machis e Isaac Success, intentarán adaptarse lo antes posible a la dinámica de Joaquín Caparrós para ganarle la partida a sus compañeros de ataque en lo que será una cautivadora batalla por hacerse con la titularidad.

 

En cuanto al objetivo a cumplir, lo más prudente sería continuar con el discurso que ha estado presente en la parroquia granadina durante las últimas tres temporadas: “La permanencia, pero sin renunciar a nada”. El club granadinista, con la llegada de Joaquín Caparrós, ha dado un salto cualitativo en el banquillo, lo que, sumado al elevado índice de acierto que suele presentar cada temporada la dirección deportiva en su política de altas y bajas,  debería garantizar, como mínimo, la permanencia durante un año más en la máxima categoría del fútbol español.