[rev_slider slider65]

Arranca la primera temporada de Filippo Inzaghi en el más alto escalón de la entidad rossonera. Su carácter y su reciente pasado como entrenador del equipo Primavera deja entrever que jugadores jóvenes de segunda fila pueden realmente pelear el puesto a los que hasta ahora han tenido su plaza asegurada y no han rendido al nivel esperado. Estar fuera de Europa es un tachón importante en la gloriosa historia del Milan, sin duda, pero para un nuevo proyecto participar únicamente en dos competiciones locales no resulta tan desventajoso. La baja momentánea de Montolivo y la baja de Cristante entorpecen aún más la claridad de ideas en la zona creativa. Contar con De Jong, Muntari, Essien, Poli y Saponara obligará a que jugadores como Honda, Ménez, El Shaarawy o el recién llegado Bonaventura acudan en su ayuda debido al déficit de los centrocampistas en el juego horizontal, que tiende a ser muy plano. Por este motivo, Inzaghi puede que este año nos muestre una versión mucho más vertical que de costumbre. Arriba, tras la marcha de Balotelli a Liverpool, Fernando Torres recoge los galones de una posición especialmente complicada en Milán.

Xabi Esnaola

Xabi Esnaola

Ganar es mejor que empatar, y empatar es mejor que perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>